Hoy en día, son numerosas las dificultades que tenemos las familias cristianas para ser fieles a nuestra vocación en medio del mundo. Para dar respuesta a esto y estar a nuestro lado, son muchas las ayudas que la Iglesia nos ofrece. Una de estas ayudas es el Movimiento Familiar Cristiano, uno de los medios que, en la diócesis de Toledo, disponemos para fortalecer nuestra fe, mantener vivo el amor primero, superar dificultades, educar con coherencia a nuestros hijos, formarnos y seguir dando esperanza en medio del mundo, siendo testigos de la presencia viva y real del Amor de Cristo en nuestras familias.

Como nos dice el Papa Francisco “el bien de la familia es decisivo para el futuro del mundo y de la Iglesia”. No lo dudéis y animaos a compartir, junto con otros matrimonios y familias, vuestra fe, vuestra vida y a vivir la Alegría del Evangelio en vuestro día a día.